29 de septiembre de 2013

Brunch en Gjelina en Venice Beach

Hoy es domingo, ¡día de brunch! ¿Qué tal si nos trasladamos por unas horas a la playa de Venice Beach, a la mítica Abbot Kinney Boulevard, para degustar un delicioso brunch en Gjelina?

 

Gjelina es un restaurante situado en una de las calles más cool de Venice Beach, en Los Ángeles. Rodeada de tiendas, galerías de arte y encantadoras casas con pequeños jardines. Una zona que merece la pena ser recorrida con tiempo y disfrutar agusto de su ambiente. Ese día queríamos visitar bien Venice Beach y sus canales, pero a primera hora fuimos directos a por nuestro deseado brunch. Nada más cruzar la puerta del Gjelina, te adentras en un ambiente moderno y hipster que está tan de moda. Con una decoración que mezcla lo rústico con lo industrial y una carta que se inspira mucho en la cocina mediterránea.

Lo que más me gustó de la decoración fueron sus suelos adoquinados, los techos de madera, la suave iluminación a base de bombillas antiguas de diferentes tamaños y las sillas de estilo colegial. Aunque la atmósfera invitaba a quedarse dentro y relajarse con un cremoso café, decidimos tomar mesa en su precioso patio interior.


Eran las diez de la mañana, pero en cuestión de 45 minutos la terraza se llenó. Por ello recomiendo que reservéis, aún más si vais a comer o a cenar. Me costó decidir qué pedir porque toda la carta tenía buena pinta. Finalmente opté por una tortilla francesa de champiñones, queso gruyere, rúcula y limón (16 dólares). Y como no podía irme sin desayunar tortitas, pedí las pancakes de ricotta con frambuesas y sirope de arce (12 dólares). ¡Mejor véis la pinta que tenía en nuestras fotos!

 

Y estad con los ojos muy abiertos, porque este sitio es el favorito de muchas estrellas de Hollywood y es normal verles comer aquí. Olivia Wilde, Ben Affleck y su mujer Jennifer Garner, Alessandra Ambrosio o el mismísimo Ryan Gosling se dejan ver por el Gjelina.


Gjelina está en el 1429 de Abbot Kinney Boulevard
Venice Beach, California

1 comentario:

Glòria dijo...

El día que vaya a Nueva York rescataré estos posts tuyos! Qué bien que todo fuera genial!
Besos