13 de septiembre de 2013

Welcome to Fabulous Las Vegas

Un viaje por la costa oeste de Estados Unidos no se completa del todo si no haces una visita a Las Vegas. Porque esta mole impresionante de hoteles como rascacielos, de luces de neón, de frenesí, de atascos monumentales, de vicio, juego, alcohol y demás pecados que se levanta en mitad del desierto, tienes que verla al menos una vez en la vida. Podrá gustarte más o menos, pero Las Vegas es un espectáculo continuo que no te dejará indiferente.

Mi primer consejo. Que tu llegada a Las Vegas sea por la noche. La sensación de ir conduciendo y ver como aparecen a lo lejos las luces de la ciudad es una pasada. Nosotros hicimos el trayecto en coche desde Los Ángeles (más de cinco horas de viaje conduciendo por una recta infinita en mitad del desierto), y aunque era un lunes, el atasco al llegar a la Strip era monumental.
  
DSC02262
DSC01639
DSC02028
DSC01684

Mi segundo consejo es que busques un hotel situado en la calle principal de Las Vegas, la Strip. No hace falta que ser un súper hotelazo, encontrarás opciones muy económicas. Nosotros ibamos de luna de miel, así que no dudamos en coger una habitación en el Hotel Bellagio. La habitación más confortable en la que he estado jamás.

Es importante estar bien situado con la Strip, porque es la calle que recorrerás cientos de veces durante tu visita a Las Vegas. Es tan larga, que existen autobuses lanzadera que te llevan de una punta a otra. Comienzas a andar y no eres consciente de tanta extensión, simplemente es brutal. Por la noche es el mejor momento para recorrerla; evitas el calor y te mezclas con el ambiente auténtico de Las Vegas. Las despedidas de soltera se mezclan con los grupos de turistas que van con la botella de agua en la mano; las parejas de ancianos inundan las salas de juegos, con sus riñoñeras llenas de dólares para gastar en las máquinas; gente de fiesta con looks súper horteras montando follón en las limusinas, edificios de súper lujo que se integran con cadenas de comida rápida... y así un largo etcétera de tópicos que se repiten sin cesar en esta ciudad.

Hotel Bellagio
Hotel Venetian
Hotel Paris
Hotel Planet Hollywood
Hotel Treasure Island
Hotel Falmingo
 
Por el día, Las Vegas es otro cantar. Imposible salir a la calle. Evítalo sino quieres acabar derretido en un paso de peatones bajo el pleno sol a las diez de la mañana. Limítate a visitar los casinos por dentro, aprovechándote de su aire acondicionado; y si quieres ir de un lugar a otro, busca las conexiones internas entre los casinos, o bien las pasarelas cubiertas que cruzan la carretera. Una cosa que nos llamó la atención es que dentro de los hoteles-casinos... ¡te pierdes! Son enormes y llega un momento en el que no encuentras la salida. Supongo que lo hacen a posta para que te quedes el mayor tiempo posible dentro... Cada casino es impresionante por fuera y por dentro, la decoración acorde a su estilo y todas las tiendas de artículos de lujo a tu disposición. Además de restaurantes y teatros con espectáculos como los del Circo del Sol.

Hotel New York
Hotel Venetian

Nada más llegar a nuestro hotel, dejamos todo y nos lanzamos directamente a la calle. El sofocante calor a pesar de ser más de la once, la marabunta de gente, las luces y los edificios tan altos, me provocaron un agobio poco usual en mí, que me llevó incluso a encontrarme mal. Jamás me había pasado, hasta me costaba respirar, ¡no llevaba ni una hora y ya me había saturado de Las Vegas! Demasiados inputs en tan poco tiempo...

Necesitas un momento para adaptarte al ritmo de Las Vegas. Advierto que tampoco es una ciudad que pueda gustar a todo el mundo. Pero no se puede negar, Las Vegas es impresionante.

Otra recomendación es que toméis el autobús que os deja en la calle Fremont, la segunda calle más importante de Las Vegas y donde comenzó todo. Aquí está el Golden Nugget, uno de los casinos más famosos. También ha aparecido en muchas películas y en uno de mis videoclips favoritos, I still haven´t found what i´m looking for, de U2. Su principal atracción es la Fremont Experience, una enorme pantalla a modo de bóveda de cañón con más de 12 millones de bombillas y 220 altavoces.


Respecto a la comida, podrás comer bien y barato. Nosotros alucinamos con el buffet del Caesars Palace, The Bacanal, considerado el mejor buffet de Las Vegas. ¡Aquí se preparan más de 500 especialidades de comida al día! A diferencia de otros buffets en los que he esatdo, en The Bacanal estás viendo a los cocineros como lo preparan todo en el acto.

Por último, si vas a estar varios días en Las Vegas, no puedes olvidar hacer una excursión al Gran Cañón. Nosotros fuimos en helicóptero y te deja sin palabras.... Pondré fotos de la experiencia en un próximo post ;)

Podemos decir que después de tres días, terminamos rindiéndonos a los particulares encantos de Las Vegas.