7 de octubre de 2011

Vacaciones en Roma: Día 2 - Museos Vaticanos

Nuestro segundo día en Roma comienza temprano. Queremos ver los Museos Vaticanos y nos han advertido que su visita puede prolongarse durante toda una mañana. Apenas son las 9 y nos encontramos en una tranquila y vacía Plaza de San Pedro. Pero nuestros pasos no se detienen aquí y nos dirigimos hacia la cola de entrada de los Museos Vaticanos. El madrugón ha merecido la pena. En apenas un ahora superamos la cola y comienza una visita que no os podéis perder si vais a ir a Roma.



En los Museos Vaticanos conviven algunas de las obras de escultura y pintura más importantes del mundo. Una colección iniciada por los Sumos Pontífices desde el Renacimiento hasta nuestros días, y que recoge piezas artísticas de todas las épocas, desde el antiguo Egipto, pasando por los Etruscos, impresionantes galerías de esculturas clásicas griegas, tapices, mapas... sin olvidar las Estancias de Rafael y la sobrecogedora Capilla Sixtina de Miguel Ángel. 

Patio de la Piña

Pero antes de entrar en la primera de las galerías, nos encontramos con el Patio de la Piña, diseñado por el arquitecto Bramante en 1506 por encargo del Papa Julio II. Su nombre se debe a una enorme escultura de bronce en forma de piña, de casi cuatro metros de altura, de época romana. En el centro del patio,  la esfera dentro de una esfera del artista italiano Arnaldo Pomodoro, es quizá uno de los elementos más fotografiados de todo el conjunto.

Galería Chiaramonti

Nos adentramos en los museos hacia la Galería Chiaramonti, creada por Pío VII Chiaramonti para albergar estatuas y bustos romanos. Emperadores, dioses, no sólo en bustos sino también en forma de frisos, relieves... y así hasta un millar de esculturas.


Museo Pío Clementino

Más adelante está el Museo Pío Clementino donde se reúnen las obras maestras griegas y romanas más importantes conservadas en el Vaticano. Entre ellas el Apoxyomenos de Lisipo, que representa a un atleta en el momento de retirarse el aceite del cuerpo.


El Laocoonte y sus hijos, la dramática obra que representa el momento en el que el Laocoonte es condenado a morir devorado por serpientes junto a sus hijos, por haber advertido a los troyanos de la trampa mortal que escondían los griegos en el caballo de Troya.


Y el Torso de Belvedere de Apolonio, importante obra que ha sido de enorme influencia artística para genios como Miguel Ángel, entre otros.


A lo largo de toda la visita a los museos, hay momentos en los que no sabes si mirar al techo...


...o bajar la vista al suelo y deleitarte con los bellos mosaicos.

Galería de los Mapas
En la Galería de los Mapas, cuarenta mapas pintados al fresco representan las regiones italianas y las posesiones de la iglesia en la época del papa Gregorio XIII.

Estancias de Rafael
La Disputa del Sacramento
La Escuela de Atenas

Las estancias de Rafael son de las más impactantes de toda la visita. Son las cuatro estancias que el Papa Julio II escogió como su residencia privada y todas ellas están decoradas con impresionantes frescos de Rafael (excepto la última de ellas, que fue terminada por los ayudantes del artista italiano). En la Estancia de la Signatura se encuentran dos de las obras más famosas: La Disputa del Sacramento y La Escuela de Atenas. Ésta última es la obra maestra de Rafael, con Platón y Aristóteles como protagonistas. El propio Rafael se autorretrató en ella.

Capilla Sixtina

Sí... ya sé que en la Capilla Sixtina está prohibido hacer fotos, pero J. no pudo resistirse. Eso sí, sin flash! Nos queríamos llevar un recuerdo de la obra más célebre de todo el Renacimiento.


Los museos se componen de otras muchas salas también interesantes, como el Museo Etrusco, con importantes descubrimientos arqueológicos, el Museo de Arte Religioso Moderno, un Museo Filatélico, donde se reúnen todos los sellos y monedas del Vaticano, e incluso uno dedicado a los carruajes de los Papas.

Como os he contado, nuestra visita duró 4 horas
de ahí que tenga que dividir este DÍA 2 en varias partes!!

Espero que os haya gustado esta lección rápida de historia del arte
y que las fotos os ayuden a ilustrar mejor la visita :)



*Precio de la entrada: 15 euros
*Audioguía (imprescindible): 7 euros

5 comentarios:

Glo • Matilda Mota dijo...

La verdad es que si que merece la pena!!
Otro post muy currado!
mmmmuaks!!

maba dijo...

qué maravilla...

dicen que París bien vale una misa..

Roma vale unas cuantas también

a mi ver todo eso en directo me parecería estar dentro de los libros de la EGB ...

besos

gris berenjena dijo...

...cuando yo estuve la capilla sixtina estaba restaurándose así qúe la vimos tapadita con telas....
abrá que volver, no???
buenas fotos!!!
(ay, Roma...que bellezón!sobre todo el barrio de Trástevere, que era dónde nos alojábamos..y esos helados y ese pizzero...;D

Elena dijo...

Creo que nadie se va de la Capilla Sixtina sin hacer una foto. Lo malo es que la mía está un poquito borrosa pero la tuya está genial!

Julia M. dijo...

Me gusta este recorrido en posts por Roma que estás haciendo :)

Yo hace ya 6 años que fui y me pareció una ciudad mágica.

¡¡Un beso!!