19 de octubre de 2011

Vacaciones en Roma: Día 2 - El Panteón de Agripa

Estamos ante el edificio mejor conservado de la antigua Roma. ¡Desde que aterricé en la ciudad estaba deseando ver su increíble bóveda! Fue el emperador Agripa el que mandó levantar este edificio en honor a todos los dioses de Roma, de hecho ese es el significado de la palabra Panteón en griego: "todos los dioses". Pone los pelos de punta pensar en la cantidad de acontecimientos que ha vivido el Panteón: un incendio, saqueos, varias restauraciones... incluso un rayo le cayó encima provocando que se incendiara por segunda vez. Tuvo que ser el emperador Adriano, el que mandara levantar por tercera vez el edificio dotándole de su espectacular planta circular. La inscripción de bronce en el alquitrabe se encarga de recordar este hecho: "Marco Agripa, hijo de Lucio, cónsul por tercera vez, lo hizo". Dos mil años han pasado desde entonces, y el Panteón se mantiene en pie... sereno y desafiante ante el paso del tiempo. 

Panteón de Agripa

Si el interior es sobrecogedor, la fachada no podía ser menos: 16 columnas de granito egipcio de  más de 84 toneladas de peso cada una. Todas son originales excepto las tres columnas del lateral izquierdo, que fueron colocadas en el siglo XVII. Podéis diferenciarlas de las demás gracias a sus capiteles modernos.


La plaza donde se encuentra el Panteón recibe el nombre de Piazza de la Rotonda, nombre popular con el que conocía al Panteón. Me encantó el ambiente que se respira en ella. La gente se acumula en las escaleras de la fuente situada justo en el centro, tan solo para contemplar la belleza del Panteón. Allí puedes estar horas. Nuestro primer día pasamos aquí los últimos minutos de la tarde, y es alucinante ver como va cambiando de color con el atardecer, ¡os recomiendo esta experiencia!


Antes de entrar, impresionan los gigantescos portones de bronce. No son los originales, pero su aspecto tan antiguo y majestuoso hacen que lo parezca.



Aquí están enterrados los dos primeros reyes de la Italia unificada: Victorio Emmanuel II y su sucesor, Umberto I. La reina Margarita y el pintor renacentista Rafael, también tienen aquí sus tumbas.


Todavía hoy se especula con los métodos utilizados para levantar esta impresionante bóveda de 43 metros, mayor incluso que la de la basílica de San Pedro. Sus dimensiones son idénticas al diámetro del edificio, por lo que todo el interior es una gigantesca esfera. En lo alto, un óculo de 9 metros de diámetro se abre al cielo sin ningún tipo de protección o ventana. Dicen que es un espectáculo cuando nieva en Roma, ya que los copos se mantienen flotando en su inteior. Es casi mágico imaginarlo, ¿verdad?


El efecto que produce su bóveda es algo que no se olvida nunca. El propio Sthendal dijo del Panteón que es lo más perfecto que queda de la arquitectura romana. El auténtico símbolo que queda vivo de la eternidad y el poder del imperio romano.


¿Qué os pareció a vosotros el Panteón?


* Horarios: de lunes a sábado de 8:30 a 19:30 horas. Domingos de 9:00 a 18:00 horas.
Entrada gratuita.
Datos históricos gracias a la audioguía.

1 comentario:

Glo • Matilda Mota dijo...

a mi también me encantó! es que hubo algo que no me gustara de Roma...aaaaaayyy....menos mal que estás tu para hacernos viajar un poco! :)
muaass