5 de octubre de 2011

Vacaciones en Roma: Día 1

Comenzamos una serie de posts en torno a nuestro viaje a Roma. Espero poder recopilar todos los detalles de lo que vimos a lo largo de 5 días, ¡que fue bastante! Y convertir estas entradas en una especie de guía personal que sirva de ayuda a los que estén interesados en visitar la Ciudad Eterna. Arte, gastronomía, plazas con encanto, cultura, religión, arquitectura, historia, estilo... Roma es una ciudad que lo abarca todo.

El apartamento

La idea de coger un apartamento en lugar de un hotel nos pareció, aparte de una idea más económica, una oportunidad para sentirnos un poco más integrados en la ciudad. Adoro los hoteles, y me encanta su hospitalidad, buen gusto y atenciones. Pero la alternativa de alquilar un apartamento te ofrece más libertad de horarios, precios... y si escoges uno que te guste, te puede hacer sentir como si estuvieras en casa. Miramos en la web HomeAway y rápidamente nos enamoramos del apartamento de Francesca Tramelli, una mujer encantadora que nos atendió de maravilla. Es curioso que el apartamento tuviera el nombre de Manhattan y una decoración totalmente neoyorkina en todos sus detalles (señal de que tenemos que ir pronto a la ciudad de los rascacielos!). Tal vez fuera eso, y su buena ubicación en pleno Trastévere, lo que nos animó a cogerlo. Al llegar allí todo era como se ve en las fotos y Emanuele, el chico que nos recibió, fue muy atento y amable (y nos recomendó el mejor restaurante de la zona!). Dejamos las maletas aparcadas y nos lanzamos a recorrer la ciudad.


El Trastévere
Música en vivo en la terraza del restaurante
Puente Vittorio Emanuele II que cruza el Tíber
Amor en el puente Sisto, 

¿Qué es lo primero que te apetece hacer en Roma después del madrugón del viaje + avión + tren + tranvía?? Pues comer!! Y qué mejor que hacerlo en el barrio del Trastévere, un lugar de referencia gastronómica para los romanos y turistas, lleno de pintorescos rincones y restaurantes típicos, en un entorno que todavía conserva esa hermosa atmósfera medieval. No has visto Roma sino has caminado por las calles del Trastévere, sin rumbo fijo y descubriendo la esencia del mejor ambiente romano.


Autobús turístico
Después de esta parada necesaria, cruzamos el río Tiber con el objetivo de coger un autobús turístico y así conseguir una visión más o menos global de la ciudad, sin la necesidad de tener que caminar tanto el primer día. En Roma hay muchos servicios de autobuses turísticos, pero nos recomendaron el de Roma Cristiana. Durante el trayecto descansábamos las piernas, además de estar atentos a las explicaciones que nos iban dando por los auriculares. Por otro lado, nos permitió poder hacer fotos desde un punto de vista más elevado.

Escuchando atenta las explicaciones
Las iglesias asoman desde cualquier calle
Castel Sant´Angelo

Plaza Venecia
La primera parada que hicimos fue en la Plaza Venecia, donde se encuentra el monumento a Vittorio Emanuele II, primer rey de la Italia unificada. Amado por unos y odiado por otros, lo cierto es que este gigantesco monumento no deja indiferente a nadie. Lo han comparado con una máquina de escribir, una dentadura o una enorme tarta nupcial. No hace falta decir que es la construcción más polémica que ha tenido Roma y que choca con la armonía y elegancia que prevalecen en la mayoría de edificios de la ciudad. "El Vittoriano", como es conocido popularmente, se levantó a finales del siglo XIX en un alarde de eufória patriótica y hoy en día parece algo fuera de lugar. Sin embargo, está siempre abarrotado de turistas!


Una vez superada su escalinata central, nos encontramos con la estatua de la Diosa Roma y la tumba del soldado anónimo, como homenaje a todos aquellos soldados italianos que perdieron la vida en la Primera Guerra Mundial. En este altar de la patria, dos soldados hacen permanente guardia para proteger un fuego que no puede ser apagado, en recuerdo de los italianos caídos por el país.


Más de 40 años se tardó en levantar esta impresionante mole y como curisosa anécdota (gracias a nuestra sabia audioguía, sin ella no hubiéramos conocido todas estas anécdotas, eh??) una cena para once comensales se sirvió en la enorme estructura de piedra que hay justo debajo de la figura ecuestre del rey. Imaginaros sus dimensiones...


Columna Trajana

Cerca de la Plaza Venecia nos encontramos con la Columna Trajana, construída en honor a unos de los emperadores más grandes y conquistadores de Roma, Trajano. Verla en directo me transportó a las clases de historia del arte del instituto. Sus relieves constituyen una obra maestra de la escultura de todos los tiempos.

Basílica de Santa María Mayor 
Continuamos con el bus hacia la Basílica de Santa María Mayor, la primera dedicada a la Vírgen. Merece la pena visitarla si disponéis de días suficientes. Es increíblemente bella por dentro. Cuentan que los romanos exclaman al entrar en ella, "¡Santa María es toda de oro!".


Como curiosidad, al final de la basílica a la derecha, se encuentra la tumba de Bernini, el más genial escultor y arquitecto barroco, responsable entre otras muchas obras, de la Plaza de San Pedro. Es curioso como a pesar de haber realizado los más bellos y magníficos sepulcros, su tumba es una sencilla lápida de mármol.  


Seguimos viendo Roma desde el bus. Y decidimos pasar el final de la tarde en la Plaza del Panteón, el edificio más hermoso y mejor conservado de la Antigua Roma. Pero ya hablaremos de él más adelante o me acabaré eternizando :) 


En esta preciosa plaza, nos tomamos un helado buenísimo! De la Heladería della Palma, donde podéis encontrar más de 100 sabores diferentes de helado. Una de las más conocidas y turísticas de Roma. Allí, en la Plaza Rotonda, sentados frente a este impresionante edificio viendo como iba cambiando de luz a medida que se hacía de noche, concluímos nuestro primer día en Roma. Estábamos tan agusto (y a la vez tan cansados) que decidimos cenar en uno de los restaurantes de la plaza. Tal vez no el mejor de todos en los que estuvimos, pero con una situación inmejorable!


En el siguiente post... Museos Vaticanos
Piazza Navona y mucho más!


7 comentarios:

Glo • Matilda Mota dijo...

Oh GELA!!! vaya guía más currada!! Qué recuerdos de cuándo estuve y que ganas de volver!
La idea del apartamento moooola y sobretodo cuando das con uno tan mono!
Muuuuuaaakss

Olly dijo...

Qué buenos recuerdos!!!!
El apartamento es ideal, qué buena idea.
Musus

maba dijo...

además de guapísima en las fotos...

qué lujazo de apartamento y de situación.. y sí, muchas gracias porque cuando vaya (cruzo los dedos) me servirás de guía

besos

Angie dijo...

Glo... Muchas gracias!! No me extraña que te quedaras más días en la ciudad, es que es una pasada! Nos ha encantado, diferente a todas las demás! Un besazo, muack!!

Olly... me alegro de que te guste! Esa página de apartamentos está genial, será mi primera opción a la hora de irme de viaje y buscar alojamiento!

Maba... jeje, muuuuchas gracias guapa!! ;)

Elena dijo...

En el tour que hice hace un par de años por Italia, visitamos Roma demasiado rápido, por eso estoy pensando en una escapadita como la tuya. Tomo nota ;)

Elena TMH* dijo...

Ay, si te digo la verdad se me han puesto los pelos de punta... quiero volver! Espero ansiosa el resto de tu crónica, Roma es GRANDIOSA!

Un besito!

Rachel dijo...

Muy buenas explicaciones! Me ha parecido estar allí de nuevo!
Por cierto, me apunto lo de alquilar un apartamento en lugar de coger un hotel. Yo estuve al lado de termini, muy bien comunicada pero me ha parecido más romántico =)
Besos!