5 de diciembre de 2015

La ruta de los Pueblos Rojos y Pueblos Negros

¿Habíais oído hablar de la ruta de los Pueblos Rojos y Negros? Yo nunca en mi vida, hasta que hace casi diez años una de mis hermanas decidió casarse en un precioso hotel rural  en Riaza (Segovia) llamado Villacorta, y perteneciente a este singular conjunto de pueblos con encanto. Recuerdo que todos los invitados quedamos enamorados de este paisaje. Por eso, esta ruta se han terminado convirtiendo en la excusa perfecta para una escapada rápida al campo desde Madrid. Algunos pueblos nos gustan más que otros, es normal, pero todos tienen una belleza particular, como si el tiempo se hubiera detenido en ellos. Con ese aire abandonado que les imprime un carácter de cuento. Y por supuesto, lo más impactante es el contraste de sus colores. Los rojos teñidos de este color gracias a las piedras calizas, el adobe y los tejados de tejas castellanas. Los negros reciben este nombre por la pizarra oscura con la que se han construido muchas de sus casas y tejados.

Para conocerlos lo mejor es ir en coche parando y recorrer sus calles irregulares llenas de bellos rincones. ¡Apuntad estos nombres!

Pueblos rojos:

- Alquité: según vamos por la carretera vamos viendo cómo el paisaje se va transformado y las piedras y tierra de color rojo lo invade todo. Llegamos a Alquité, el primer pueblo de nuestra ruta y el más pequeño de todos. Apenas cuatro calles le dan forma. Lo más característico es su iglesia, la de San Pedro del siglo XII. Forma parte de la ruta de los pueblos rojos aunque no veréis mucho rojo en sus construcciones (de hecho en sus muros predomina más el amarillo). Por eso, es de los pueblos con menos encanto de todos. Desde Alquité podéis subir en coche hasta la Ermita de la Virgen de Hontanares donde hay unas vistas espectaculares de todo Riaza.

Subida al Mirador de Piedrasllanas en plena sierra de Ayllón

- Villacorta: es la segunda parada de la ruta. Se nota que muchas de sus casas han sido rehabilitadas y algunas transformadas en preciosas casas rurales. Mi favorita y la que os recomiendo se llama El Molino de la Ferrería, a orillas del río Vadillo. 


- Madriguera: este era uno de los pueblos más importantes, ya que fue el principal eje comercial de la comarca durante el siglo XIX. Madriguera es un espectáculo de casitas perfectamente reformadas, algunas de lujo, que han sabido guardar la estética tradicional y antigua de los pueblos rojos.  Por eso es uno de los pueblos estrella de la ruta y el más visitado. Mucha gente viene a verlo como si de un parque temático se tratara, y no me extraña. ¡Es un lugar idílico! La iglesia de San Pedro es uno de los mayores atractivos que tiene. También tiene casas rurales y un restaurante donde se come de diez y que lleva el actor español Juan Echanove. Se llama La Pizarrera y sus platos son tradicionales, aunque con un toque moderno.


Pueblos negros:

- El Muyo: abandonamos Madriguera y llegamos a los pueblos negros con su característica arquitectura a base de pizarra negra. Si vienes de ver los pueblos rojos, te parecerá que los negros están más abandonados o descuidados. Pero también tienen su propio encanto. Algunas casas han empezado a ser reformadas, pero aún les queda mucho trecho por recorrer si pretenden convertirse en pueblos como Madriguera o Villacorta. Como curiosidad, El Muyo es uno de los Pueblos Negros más altos con una altitud de casi 1.300 metros. 


Becerril: la mitad de sus casas están derruidas y no existe el asfalto en sus calles. Cuenta con una plaza y un único bar... y nada más que trece habitantes. En nuestra última visita nos encontramos con un simpático perro que nos acompañó por todas las calles. Espero que este pueblo no caiga en el olvido y se saque de él más partido como ha ocurrido con los Pueblos Rojos.


Por supuesto, ya que estáis por la Sierra de Ayllón os recomiendo pasar una o dos noches en el Hotel Ayllón del que ya os hablé en este post "para empezar bien el año". Aún recuerdo lo ricas que estaban las chuletas de cordero y los torreznos de su restaurante El Patio.

También muy cerca de aquí hay otro pueblo precioso que se llama Maderuelo y si además, estás buscando el sitio perfecto para casarte, créeme que existe y se llama Los Claustros de Ayllón

Espero que todas estas recomendaciones os sirvan para disfrutar de estas merecidas vacaciones pre-navideñas del puente de diciembre. ¡Yo las necesito! En el blog tenéis muchas ideas para escaparos a la naturaleza, como por ejemplo visitar Las Lagunas del Hoyo muy cerca de Cuenca. O exprimir al máximo 24 horas en Salamanca

¡Felices vacaciones a todos!