3 de noviembre de 2014

Encontrar tu "para qué". Motivación 3.0

 Foto vía Etsy

La semana pasada acudí a una charla sobre motivación de la mano de Marcos Santos, director de Formación y Desarrollo de Evoluzión Alternative Coaching. Nunca había asistido a una charla de este tipo y acudí con ganas de conocer trucos y alternativas para sentirme motivada en el trabajo, y en general en la vida. Qué idílico suena y a la vez qué complicado nos resulta, ¿verdad? Muchas cosas parecen evidentes y ya las conocemos o las hemos leído en mil sitios, pero escucharlas de vez en cuando e interiorizarlas es importante para que nos calen hondo y las podamos aplicar a nuestra vida de manera automática. 
  
Por ejemplo, ¿sabíais que nuestro cerebro funciona como una pantalla de cine y por eso es tan importante las palabras que usemos en nuestro lenguaje diario? Nuestro cerebro no piensa con palabras, piensa con imágenes. Y si solo usamos palabras negativas, estaremos construyendo una imagen igual de negativa en nuestro cerebro. Hay muuuucho que trabajar en este punto ya que parece ser la clave de nuestro propio bienestar. Pero no solo el lenguaje es importante, también nuestro cuerpo y la manera de comunicarnos con él ayuda a la motivación. Está claro que no nos sentimos igual caminando agachados, que colocados en una postura erguida y con la cabeza alta, ¿cierto?

Pero si algo me encantó de esta charla fue conocer la clave para comunicar con éxito de Simon Sinek y llamada "El Círculo de Oro". Un método de comunicación que utilizan líderes de todo el mundo para crear equipos motivados. ¿Sabéis en qué consiste?

Mi circulo de oro A

Se trata de cambiar la manera de manejar nuestro lenguaje y centrarnos en descubrir cuál es nuestro para qué en la vida. Es decir, intentar respondernos a la siguente pregunta: ¿para qué estoy haciendo lo que estoy haciendo? Lo que ocurre es que normalmente empezamos por el qué, seguimos con el cómo y en muy pocos casos llegamos al para qué

Encontrar nuestro para qué no es fácil. Por eso Marcos nos trataba de explicar: "¿qué es lo que te mueve a hacer lo que haces? ¿En qué crees y cómo entiendes el mundo para ofrecer lo que ofreces? Si primero comunicas esas emociones, conectas directamente con las emociones de las personas que piensan como tú. Y esas son las personas que te interesan para integrar tus equipos o como clientes ideales que te ven como una referencia. Porque serán personas que se muevan por el mismo interés que tú".

Si comunicamos primero nuestras emociones, desde nuestro para qué, lograremos despertar esas mismas emociones a quienes estén a nuestro alrededor. ¡Sencillamente genial!


 
¿Qué os parece a vosotros esta forma de pensamiento? 
¿Cuáles son vuestros trucos para sentiros motivados?

Ánimo... ¡ya casi hemos superado el lunes! :)