10 de abril de 2013

Una boda en una granja













Que me fascinan las bodas campestres es algo que ya sabéis... La boda de Erin y James es una de ellas. El entorno, la decoración, el ramo silvestre de la novia en tamaño "mini" y preparado la  mañana de la boda con las flores que había en la misma granja, las mesas alargadas con manteles blancos, la orquesta con el banjo... y esos zapatos. Una celebración cargada de detalles y una novia que iba sencillamente guapísima.


Fotos de Alice Gao. Vía Hither & Thither.

1 comentario:

Natcora dijo...

Que bello, una boda diferente, fuera de lo tradicional.