12 de febrero de 2013

A&J BODA: El Vestido de Novia

Cuando decides que te vas a casar y empiezas a mirar vestidos de novia, todo un mundo, mitad desconocido y mitad mágico, se abre ante ti. Un mundo que en mi experiencia se podría definir con una sola palabra: infinito. Infinito porque son tantos los talleres de vestidos de novia, tantos lo estilos, las telas, las inspiraciones, por supuesto los precios, los diseñadores... de repente el vestido se convierte en el centro de toda la boda, puede llegar a marcar el estilo de la misma, y sobre todo (y lo más difícil), ¡es fundamental seguir siendo tú dentro de ese vestido! Si no lo tienes muy claro (como era mi caso), puede llegar a ser un quebradero de cabeza importante.

Mi búsqueda comenzó pronto, en noviembre, y jamás pensé que fuese tan difícil. Supongo que me pasó como al 99% de las novias: iba con una idea clarísima de lo que quería, tenía guardado cientos de fotos en el ordenador del "supuesto vestido" en cuestión (de frente, de lado, por detrás, desde arriba...). Y terminé con un vestido totalmente opuesto a esa idea. ¿Consejo? Mira menos fotos en internet y pruébate primero todos los estilos posibles.

A mí siempre me han dicho que soy un poco "retro". No en mi manera de vestir, porque visto de lo más normal. Más bien retro por los rasgos de mi cara, las ondas de mi pelo... A veces no me han llegado a decir que soy retro sino que tengo "cara antigua" directamente, jaja!  A mi me hace mucha gracia el tema, y no me molesta en absoluto. ¡Lo veo como un halago! :)

Y es que cuando empiezas a mirar vestidos de novia, te das cuenta de que no hay un solo tipo de novia. Están las novias tradicionales, las boho-chic, las minimalistas, las románticas, las vintage, la novia princesa, la majestuosa... ¡hasta las "no-novia"! (aquellas que optan por un vestido más de alfombra roja). Por supuesto, ¡no voy a dar ningún detalle sobre mi vestido! Será el secreto mejor guardado de la boda. Pero sí me gustaría compartir algunas de las fotos que han estado en mi ordenador todo este tiempo, y que ahora miro mucho más aliviada. Porque sí. ¡Ya tengo elegido mi vestido!


Impresionantes espaldas de los vestidos de novia de Jenny Packham 


 La maravillosa colección de novias de Alberta Ferreti


La boda de Lady Mary en Downton Abbey


Una novia Lanvin. Un sueño.


Más espaldas sublimes.


Flores en el pelo


No todos los vestidos tienen que ser blancos


Made in France: Laure de Sagazan. Todo un descubrimiento


Velos como el de Katherine Ross en El Graduado, 1967


¿Por qué no? Visto en el blog de Casilda se Casa


El plumeti de Helena Mareque


Una novia muy novia: Coco Rocha en su boda vestida de Zac Posen

 

¿Casarte con un Valentino de alta costura? Esto sí que es un sueño


Mi querida Kirsten, siempre tan inspiradora

4 comentarios:

J. Vela dijo...

¡Me encantan! Yo personalmente iría de blanco, aunque sin duda es mucho más original llevar uno que no lo sea. Las espaldas descubiertas me enamoran, y las flores en el pelo también...


¡Qué suerte tienes!

Glo ♥ Matilda Mota dijo...

Preeeeciosa selección!! Cómo será finalmente??:)

Susana dijo...

Jajaja... Yo también ando metida en esta aventura de la boda y me ha encantado revivir mi momento búsqueda de vestido contigo... Ahora estoy mucho más aliviada también... ¡Por fin lo encontré! Jeje... ¡Un besooo!

Angie dijo...

J.Vela... me alegro que te gusten!! Hay un montón de ideas y es difícil decidirse :D

Glo... Yes!! Espero aguantar con la sorpresa hasta el final!

Susana... qué me dices!!! Te vas a casar? Enhorabuena!!! El momento búsqueda de vestido es genial, y cuando encuentras el tuyo mucho más. Es una alivio verdad? ;)
Felicidades otra vez!!!