13 de octubre de 2015

Y Zoo Station aterrizó en Berlín


Nuestro viaje a Berlín tenía como motivo un acontecimiento muy especial, ver en directo a U2 en su Innocence + Experience Tour!!! Ya que siguen pasando los años y nunca vienen a Madrid :____( decidimos aprovechar que no conocíamos Berlín y disfrutar de paso del concierto la noche de mi cumpleaños (yeeeeah!). No puedo describir con palabras todas las emociones de un jueves 24 de septiembre de 2015 perfecto, de principio a fin. Y con un conciertazo que todavía me deja boquiabierta y con pelos de punta al recordarlo.

(Todas las fotos están sacadas de la web oficial de U2 y corresponden a distintos conciertos).


Si os gusta U2 y habéis ido siguiendo toda la parafernalia de su nueva gira, sabréis que tiene un impacto audiovisual brutal. Dicen que llega a superar la puesta en escena de la gira Zoo TV de los años noventa, y recientemente, el 360 Tour con el colosal escenario "garra". Y es que detrás de tantas luces, pantallas y escenarios hay un "storytelling" importante. El show se plantea como un viaje a través de sus tres escenarios: por un lado el escenario rectangular con forma de "i" es Innocence, por otro la enorme pasarela central que se abre paso entre el público y en el otro lado, el tercer escenario, más pequeño e íntimo, con forma de "e" de Experience. A lo largo de las canciones somos testigos de cómo la banda va pasando por el largo camino que va de la inocencia a la experiencia. Dos mundos conectados por la enorme pasarela. ¿Y que hay sobre ella? Una gigantesca pantalla que en ocasiones divide y en otras une al público. Que unas veces actúa como valla publicitaria y otras se funde con el grupo llegando a ser... otro escenario más (!!!). 


Pero, ¿de dónde parte todo cuando empezamos a escuchar las primeras notas de The Miracle of Joey Ramone (primer tema de su setlist)? Pues de una simple y delicada bombilla. Como si pudiéramos ver a cuatro músicos tocando bajo la bombilla de un garaje. Es un arranque maravilloso lleno de temas legendarios como I will follow y Out of control (¡Bono recordó al público este tema que acaba de cumplir 40 años!). Os juro que los primeros minutos fueron pura adrenalina.


Después, los irlandeses nos metieron sin darnos cuenta en otra fase del concierto. Más íntima y emotiva. El punto de inflexión lo provocó Irish (Hold me close), tema de su nuevo álbum, y en el que Bono recordó a su madre fallecida cuando él tenía 14 años. Imposible no emocionarse con su actuación... Seguidamente la enorme pantalla de led bajó para llevarnos a todos s Cedarwood Road, la calle que vio crecer a Bono en Irlanda. Casi me da algo cuando Bono nos dijo: "permitidme que os acompañe a aquella calle". De repente baja de la pantalla una escalera... y Bono se mete dentro para cantar Cedarwood Road. Y las casas y el cerezo en flor van pasando detrás de él. ¡¡Unos efectos visuales que nos dejaron a todos alucinados!!


Y más momentazos gracias a la pantalla. De repente se fue dibujando un sencillo apartamento y un joven Bono vestido de negro aparecía por las habitaciones con su guitarra, tirado en el suelo, componiendo. Soñando con ser una estrella del rock and roll. Fue un momento lleno de magia mientras de fondo sonaba Song for Someone.


Por supuesto, estábamos en Berlín. Así que no pudo faltar una recreación del muro mientras iban apareciendo mensajes y eslóganes que nos recordaban muchísimo a los vistos en la gira Zoo TV (EVERYTHING YOU KNOW IS WRONG, ¿os acordáis?). No hay que olvidar que U2 tiene una relación muy especial con Berlín. Y es que esta ciudad fue la elegida por la banda para grabar el disco que marcaría un antes y un después en la historia de su carrera y en especial, de su sonido: Achtung Baby (os dejo link a un documental muy interesante por si deseáis saber más). En los estudios Hansa se gestaron algunos de los temas memorables del grupo como One, The Fly, Until The End Of The World, Even Better Than The Real Thing, Mysterious Ways... y Zoo Station. Fue INCREÍBLE escuchar todas esas canciones de golpe.


Tras este homenaje a uno de los álbumes más grandes de la banda (y que los muy, muy fans adoramos especialmente), llegó el turno de Invisible. Aquí, el muro de Berlín se fue abriendo poco a poco para dejarnos ver a Larry, The Edge, Adam Clayton y Bono dentro de la pantalla tocando para nosotros. De nuevo un diez en cuanto a diseño de escenario se refiere.


Pero no todo en este show es pantalla. Algunos de los momentos más emotivos se vivieron en el escenario pequeñito, el de la experiencia. Por ejemplo, el mano a mano entre Bono y The Edge al piano en Every Breaking Wave y en October.  O cuando Bono invitó a subir a una fan para grabar en streaming gracias a la App de Meerkat.

Ya al final llegaron los temazos: Pride (in the name of love), Where The Streets Have No Name, Beautiful Day, With or Without You y City Of Blinding Lights. ¿Se puede pedir más??? ¡¡Yo creo que no!!


Y aunque se quedó en el tintero el clásico I still haven´t found what I´m looking for, no la eché de menos cuando llegó el momento de la despedida. Todo el público a la vez, cantando todos como uno solo la canción de la noche: One. Todo el escenario estaba teñido de un azul brillante precioso y vibraba gracias a las miles de voces entonando a la vez... En ese instante fui consciente de estar viviendo algo irrepetible y único en mi vida. En resumen, ¡me sentí tremeeeeeendamente feliz!


Ahora solo queda esperar para su nuevo disco del que ya hay noticias y cruzar los dedos para que los rumores de su concierto en Madrid en 2016... ¡¡sean ciertos, por favor!!

¿Habéis estado en alguno de los conciertos del #u2ietour? Me encantaría compartir comentarios.


Y más posts sobre U2: U2 360 Tour en Barcelona y un año más tarde U2 360 Tour en Sevilla.

No hay comentarios: