14 de noviembre de 2012

París: Día 7 - Jardín de las Tullerías

Probablemente no haya lugar más encantador en todo París que el Jardin des Tuileries. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, este jardín situado a la orilla del Sena es el lugar perfecto para disfrutar de la belleza en estado puro de París. Porque todo lo que hay en este jardín es extraordinariamente bello

 

Se trata de uno de los jardines más antiguos de la ciudad. Su nombre se debe a que desde el siglo XII, este amplio espacio estaba ocupado por fábricas de "tuiles" (especie de tejas). En 1564 Catalina de Médicis mandó construir aquí un palacio, el Palacio de Tuileires, rodeado de un gran jardín al estilo italiano. Por aquel entonces eran los jardines privados de la reina. Más tarde, en 1664, Luis XIV encargó a André Le Nôtre que rediseñara los jardines y abriera sus puertas a la alta sociedad. Se convirtió por tanto en el primer jardín público de París.


Con el traslado de la corte a Versalles, los jardines sufrieron algunas modificaciones siguiendo el tipo de jardín inglés: se ampliaron las zonas de césped. En 1870 el Palacio de las Tullerías fue destruído por la Comuna de París, pero los jardines consiguieron salvarse y llegar casi intactos hasta nuestros días.

 

Su ubicación es increíble: en un extremo, el Museo del Louvre, separado por el Arco del Triunfo del Carrusel; en el otro extremo, la Plaza de la Concordia. ¿La mejor experiencia? Relajarse unos minutos cerca de los estanques y si coincidís con la Semana de la Moda de París como nos pasó a nosotros, ver a las parisinas derrochar glamour.


Impresionante cómo estaba el jardín en otoño. Los colores, castañas y hojas por el suelo... 
y una luz preciosa a primera hora de la mañana. ¡Estoy deseando volver!