6 de octubre de 2014

The Herschel Supply y la montaña

Ayer fue uno de esos domingos en los que agradeces haber puesto el despertador bien temprano, calzarte tus botas de montaña, el forro polar y lanzarte a hacer una caminata por la sierra de Madrid. Lo mejor es si vas acompañado por buenos amigos que además son todo unos expertos en la montaña, y de repente te sorprenden en plena subida con un pedazo de picnic que incluye mantita, café con leche calentito en termo y galletitas de chocolate. ¡Os adoro!

Que además haga tiempazo y podamos disfrutar de unos paisajes increíbles a hora y media del centro de Madrid, en la zona de La Pedriza, ya es un lujo.


Necesitaba un día así para despejar la mente y estar preparada para los meses de tensión que me esperan. Voy a meterme de lleno en un máster de un año relacionado con la comunicación digital y los nuevos medios online y necesitaba coger fuerzas. Además, mientras caminas se te ocurren nuevas ideas y al estar solamente concentrado en tus pasos, limpias la mente y hasta ves las cosas de manera más clara. ¿No os ha pasado? La verdad que es un ejercicio súper terapéutico.

Unos días antes de la excursión me encontraba haciéndome fan de la cuenta en Instagram de la marca de mochilas y accesorios Herschel Supply, que tan de moda se están poniendo en las calles de Madrid (tienen un espacio chulísimo dentro del Mercado de Fuencarral con sus mochilas de todos los colores). Además de proponer los valores de la marca y de mostrarnos las nuevas colecciones, cada una de las fotos es totalmemte sobrecogedora. Gracias a ellos puedes "viajar virtualmente" y trasladarte a los paisajes de Japón, los lagos de Alberta en Canadá, los parques naturales de Estados Unidos o las dunas de Turquía, entre otros muchos.

Me encanta que las marcas no descuiden su imagen en Instagram y nos sorprendan con fotos de una calidad intachable, algunas también compartidas por los propios usuarios. ¿Acaso no consiguen que nuestras ganas de conseguir una de estas mochilas, aumenten?











"Our goal is to create a timeless product with fine regard for detail"

De repente me encontré queriendo saber más acerca de esta marca (¿será americana?, ¿de Canadá?) y he descubierto que la marca tiene su origen hace muchísimos años, en 1906. 

Ese otoño Alexander Cormack y su mujer hicieron el viaje de Wick, Escocia, a un pueblecito de Canadá de no más de 30 habitantes llamado Herschel. Muchísimos años más tarde, los nietos de ese matrimonio, Jamie y Lyndon, adoptaron el nombre de este pequeño lugar donde tres generaciones de su familia habían crecido, para lanzar su colección de mochilas, bolsos y complementos de la más alta calidad. En solo tres años su éxito ha sido total y no dejan de expandirse e innovar, siendo fieles a su filosofía de lanzar un producto desde el pasado con mimo y tradición. ¡Bravo por ellos!


¿Qué os parecen estas mochilas? 
¡A mí me encantan!