15 de junio de 2012

Cupcakes para Alma

Hace unos días mi sobrina Alma cumplió la friolera de 10 años. Queda un poco tópico decir que parece que fue ayer cuando nació, ¡pero es que es verdad! Ya es toda una señorita, coqueta a más no poder, divertida, algo gamberra y tremendamente cariñosa. Quería sorprenderla con algo especial y como tenía tan reciente el curso de cupcakes decorados que hice en La Galleta Prometida, me puse manos a la obra con mis primeros cupcakes caseros. Yujuuu!!

Lo primero que hice fue comprar todos los utensilios necesarios. Para ello visité varias tiendas, entre ellas, la de las chicas de La Galleta Prometida que además de tener de todo, me prestaron un divertido stand para colocar las cupcakes, ¡gracias chicas!

Al principio de empezar con los cupcakes crees que vas a tener que desemboslar una fortuna en instrumentos, o que vas a poner la cocina patas arriba con tanta elaboración. Finalmente es todo más sencillo de lo que parece. Este es el kit necesario para hacer unas cupcakes de lo más resultonas y deliciosas ;)



Necesitaréis:

- Una bandeja rígida para el horno con capacidad para 12 cupcakes.

- Cápsulas para cupcakes. Aquí es donde os podéis volver un poco locas. Las hay de todo tipo, colores, tamaños... y calidades. Hay algunas cápsulas muy monas, pero que engrasan y al final no vale de nada que sean muy bonitas. En internet encontré las de la marca House of Marie que al parecer tienen un tratamiento especial que hace que no engrase nada el papel y nos queden feas. Como no logré encontrarlas, compré unas cápsulas rosas de la marca Wilton (como podéis ver en las fotos, acabaron engrasando un poco).

- Mangas pasteleras deshechables también de la marca Wilton.

- Boquillas, imprescindibles la 1M y la 2D, también de Wilton. (Si te aficionas a esto de los cupcakes, la marca Wilton te resultará familiar).

- Colorantes en gel para teñir los cupcakes. Yo elegí el rosa porque es el color preferido de mi sobrina.

- Sprinkles para adornar por encima. Yo puse fideos de colores y corazones rosas y blancos como estos.

- Una cajita mona para poder transportarlos.



Ingredientes para las magdalenas de vainilla:

- 100 gramos de harina tamizada.
- 1 cucharadita de levadura Royal.
- 100 gramos de azúcar blanco.
- 100 gramos de mantequilla.
- 2 huevos.
- 2 cucharadas de leche.
- 1 cucharadita y media de extracto de vainilla.

Paso a paso:

Lo primero es precalentar el horno a 180 grados. Mientras, preparamos las cápsulas para nuestros cupcakes en la bandeja del horno.

Es importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente y no directamente de la nevera (tampoco es recomendable derretirla en el microondas, tiene que estar del tiempo). Con ayuda de una barilla eléctrica batimos la mantequilla con el azúcar hasta que tenga una apariencia cremosa. Añadimos los huevos batidos con el extracto de vainilla y a continuación la harina, que hemos tamizado previamente junto con la levadura. Por último, añadimos la leche y batimos todo hasta que esté bien mezclado.

Repartimos la masa en las cápsulas, que previamente habremos colocado en la bandeja rígida de las cupcakes. ¡¡Nunca llenar más de 2/3 o se desbordarán y no quedarán bonitas!! Horneamos durante 20-25 minutos. Para comprobar que estén listos, pinchamos con un palito y si sale limpio es que ya están.

Cuando ya estén, los sacamos del horno y los dejamos reposar unos 5 minutos. Transcurrido ese tiempo, los sacamos del molde y los dejamos enfriar para luego decorarlos.


Ingredientes para el buttercream:

El buttercream es una crema de mantequilla muy fácil de hacer y extremadamente deliciosa hecha a base de cantidades indecentes de mantequilla y azúcar glass. Adictivo total.

- 250 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
- 500 gramos de azúcar glass.
- 1 cucharadita de extracto de vainilla.
- 1 cucharada y media de leche.

Mezclar todo con ayuda de una barilla eléctrica (si tenéis una Kitchen Aid perfecto!). ¡Cuidado con llenar toda la cocina de azúcar glass! Yo cubrí el bol con un trapo para evitar que el polvo del azúcar glass invadiera mi cocina, así que tened cuidado. Primero empezar a velocidad baja y después id subiendo la velocidad, así durante 4 minutos.

Cuando lo tengamos, hay que añadir el colorante en gel, con mucho cuidado, con ayuda de un palillo. Es mejor ir echando poco a poco y removiendo para ver como coge el color, hasta que consigamos el tono deseado.

Ahora llega la parte divertida. Rellenamos la manga pastelera con la boquilla que elijamos (yo usé la 1M) ¡¡¡y a decorar!!!



¡¡Solo puedo decir que estaban riquísimas!!


Y triunfaron en el cumpleaños. Espero que os animéis a hacerlas. Si tenéis cualquier duda me podéis preguntar, aunque de momento no soy ninguna experta ;) Para ver a una profesional de verdad, os recomiendo que paséis por aquí.

8 comentarios:

Glo ♥ Matilda Mota dijo...

Qué bonitas quedaron!!!!!!!
y el soporte superchuuuuulo!!!! :D
las tendré que probar... yummi yummi!!!

Olly dijo...

Qué buena pinta tienen!
Tengo que animarme a hacerlas.
Musus

Diana Marks dijo...

The cupcakes look delicious!

Do you want to follow each other on Bloglovin? Follow me and I will follow you back with pleasure. Just let me know in the comments ;)

LA By Diana Live Magazine

momentoscafeconhelado.blogspot.com dijo...

Yo tb kiero probar... este veranito con mas tiempo seguiré tus pasos. bss

Anónimo dijo...

La mía cumple 4 la semana que viene y parece que nació antes de ayer... Alucino!

Un besazo, guapa!

Mireia
www.mydailystyle.es

itziar dijo...

¡qué artista, Angie! no sé cómo os pueden salir tan chulas las magdalenas. ¡yo soy un desastre auténtico!

gracias por la corrección del esmalte de essie. en realidad, aunque en la foto aparece azul el "bikini", llevo las uñas pintadas con él y es igualito al de la foto. quería que tuvieseis una idea más cercana al color que tiene en la realidad. pero lo edito ya mismo ;o)

besos

itziar dijo...

por cierto, precioso el lovie dovie ;o)
más besos

Glòria dijo...

Me encantaa!!! Esta en mi lista de cosas pendientes: hacer unos cupcakes! Me acordaré de este post, que ahora en alguna tarde de verano quiero ponerme a la cocina y aprender a hacer cosas así.