24 de marzo de 2008

Una tarde de Domingo

La Semana Santa se acabó. Han sido buenos días para dormir mucho, comer bien, hacer un poquito de caso a mi blog que lo tenía algo abandonadillo y hacer planes por Madrid.

Para despedirnos de estas mini-vacaciones el domingo fuimos al Bernabéu a ver el Real Madrid-Valencia, y aunque perdimos fue bastante emocionante hasta el final. Poco a poco voy aprendiendo más de fútbol. No pretendo convertirme en una experta (para eso tendría que gustarme muuucho, muuucho), pero intento no perderme ningún detalle, fijarme en los jugadores, saber cuando es fuera de juego... Es cierto que estando en casa rara es la vez que me trago un partido entero, a no ser que esté dentro de un contexto como "cena en casa de amigos-con más gente-o en un bar abarrotado con alguna amiga con la poder charlar". Pero en el campo es distinto, lo vivo mucho más y... bueno, de esta experiencia podría seguir hablando pero me parece que ya lo hice en otra ocasión.







4 comentarios:

RAÚL dijo...

uhmm... no comment!! :P

Carmen dijo...

Y, porque se veía venir, Edu decidió no ir esa tarde a ver a su Real Madrid. Eso si, en el bar tenía su sitio reservado (con cerveza y pincho incluido) y después el resultado del partido le dejó la cara larga hasta la mañana siguiente.
Pero esto es lo que tiene ser aficionado de un club campeón...
¡Demasiada presión!

Angie dijo...

Es lo que tiene haber visto cientos de partidos...

Yo pensé que lo teníamos fácil, con eso de que el Valencia estaba en crisis, pero es que el portero hizo el partido del siglo!! menudos paradones...

Esta ha sido la primera derrota que he visto en directo y la verdad te quedas bastante chafado, pero al menos estuvo muy emocionante!!

Habrá que ver qué pasa cuando venga el Barça...

Un beso!

Alu dijo...

Vaya mujer! perdió el Madrid...qué penita!jo... :(
Pero lo importante es pasárselo bien y en esas fotos se os ve con una amplia sonrisa.
Un beso.