12 de diciembre de 2007

Día de fútbol

No es que me guste demasiado el fútbol. Apenas me entero de cómo va la liga, no sé qué significa eso de la UEFA, enumerar los jugadores del Real Madrid me resultaría más complicado que cantar la tabla del 7… por no hablar del fuera de juego (ese gran desconocido que de tan mala leche pone a algunos). Pero hay algo de mágico en el ambiente cuando lo ves en el campo. A medida que te vas acercando lo notas. El Bernabéu al fondo, iluminado, expectante ante lo que va a acontecer. La marea de gente, que va en procesión, con sus mochilas cargadas de bocatas, coca-colas, unas pipas…(aunque los más finos llevamos sándwiches del Rodilla). En los puestos se apelotonan los últimos rezagados que quieren alguna bufanda o camiseta “oficial(¿?)” como recuerdo tal vez, de una victoria que pasará a la historia.

Ya estamos. Me agarro fuerte del brazo para no separarnos. Los polis a caballo controlan la situación con sus altivas miradas… y la porra siempre a punto. Llegamos a nuestra puerta. Puedo sentir como todo vibra bajo mis pies. Es momento de entrar. De fondo suena el himno de la Champions. Subimos y ahí está, el campo precioso, las luces, los flashes, el eco de las trompetas, la multitud… y de pronto, lo entiendes. Entiendes por qué le llaman el deporte rey, por qué mueve tanto a las masas, sin importar la edad, clase social o educación.

La sensación que me produce la resume muy bien este anuncio de Mahou “La Liga es la vida”, aunque en mi caso debería llamarse “La Champions es la vida”. Sólo una voz como la de Fernando Fernan Gómez podía haber locutado este spot de la Sra. Rushmore.



P.D: En cuanto al partido de anoche fue increíble. Goles, goles y más goles... Oe Oe Oe!!


Los jugadores celebrando el gol de la bestia Baptista.


El resultado final.

1 comentario:

anggita nirbaya dijo...

By taking the time to read a lot of information like this to add my insight . cara menggugurkan kandungan