23 de febrero de 2011

El après-ski

Cuando empecé a esquiar hace 6 años, una persona experta en la materia me dijo: "Lo mejor del esquí es lo que viene después del esquí". ¡Y cuánta razón tiene esta frase!

Porque no nos engañemos. Después del madrugón, de estar todo el día subiendo y bajando pistas, cogiendo remontes, haciendo alguna que otra cola, caminando con las botas puestas y los esquís sobre la espalda... no me digáis que el mejor momento del día es cuando llegas al apartamento y te relajas. Sintiéndo todos los músculos del cuerpo, el dolorcillo de piernas habitual (sobre todo las espinillas) ¡¡Y nuestros pies por fin liberados del martirio de las botas!! Ya sé que esto no parece la filosofía de la perfecta esquiadora, ¡pero no puedo evitar pensarlo! ¿Será que me estoy haciendo mayor?


Llega el momento de preparar una comida hipercalórica, que nos devuelva toda la energía que hemos quemado en las pistas. En Suiza hay un plato que siempre nos encanta preparar. En Madrid nunca lo hacemos, pero es llegar aquí ¡¡y nos entran unas ganas tremendas de comer Raclette!!



Lo que necesitáis para prepararlo en casa es un queso especial para Raclette. Después lo podéis acompañar con verduras, patata... a nosotros nos encanta con patatas cocidas, un poco de jamón y salchichón ibéricos y nada más! Advierto que es un plato fuerte, llena muchísimo, pero está delicioso... ¡Os lo recomiendo!


Gracias al buen tiempo, comíamos casi todos los días en el jardín al sol :)
En la foto el tren de Bretaye subiendo para recoger a los últimos esquiadores del día.



¡No me digáis que no es mona la raclette! Funciona con las velitas pequeñas de Ikea, totalmente manual y rústica. Por supuesto, no necesita cables. Lo único que no tiene es la plancha para calentar las patatas o la verdura. Es mucho más simple, pero a mi me encanta. El único sitio donde he visto que la venden es en el aeropuerto de Ginebra y su precio es de 80€.


 Y para terminar, un momento de relax antes de que se esconda el sol. Mañana será otro día esquiadores.... 

{¡feliz semana a todos!}

10 comentarios:

Sergio dijo...

Madre del amor hermoso!!!
hace mucho que no me calzo unas botas de esquiar, pero ante semejante ágape subo los Alpes, el Everest o el K2 a patita y me lanzo con fruicción.

M. Jesús dijo...

Pero que envidia!!! sana o no, siento que efectivamente ahoramismo tengo, mucha pero que mucha envidia.
Preciosas fotos como siempre y el sitio es ESPECTACULAR, nosotros por ahora ... va a ser que no, pero cuando crezcan los peques ...
Pd.- como siempre ... gracias por compartir cosas así.

Reportero de Lluvia dijo...

pues...todo tiene muy buena pinta...que envidia!! y el resto aquí currando!! aaixx

Monik dijo...

Pero como te poneeeeeees...y que casa tan linda!!!! Precioso!!!

Méli Mélo dijo...

Yo también pienso que el mejor momento es el de después de esquiar. En las montañas te sientes libre pero en el sofá te relajas muchísimo.

¡Qué cuco el apartamento! y qué buena la raclette!!!

bss

Glòria dijo...

Eso es vida y lo demás son tonterías. Increíble la casita y en medio de los montes suizos respirando aire puro... qué lujazoo!!! Disfrutaaaa! ;)
No he probado la raclette! :-s
Un beso Angie!

maba dijo...

qué maravilla!!!!!!

qué envidia.. relax, sol... buena cena.. el queso lo dejo apra vosotros pero me quedo con embutidos y patatas vale??

besos

Glo • Matilda Mota dijo...

Vaya raclette on the luxe gelita!!!! mooodre mia que hambre me ha despertado!!!!

Miss A dijo...

Qué curioso! Y está genial eso de que funcione con velas.

bubbles on my planet dijo...

cómo me gusta la raclette, qué buena pinta!!!